Chemo del Solar: «Si Valdano te pedía A, Ranieri te pedía Z»

Formó parte del histórico Tenerife dirigido por Valdano y jugó con Redondo, Pizzi y Dertycia. Pasó por el Valencia -nuevamente con Valdano- y disfrutó a Romario, al Piojo y al Burrito Ortega, hasta que Ranieri le pidió que buscara otro equipo. Antes había estado en el Celta y en un partido terminó de portero contra el Barcelona de Ronaldo y Figo.

*Texto Javier Polanco | Fotografías Celso Roldán.- Guillermo del Solar, (Lima, 1967). Chemo. Así lo conoce el mundo fútbol. Ahora es entrenador y dirige al Universidad César Vallejo de la Segunda División en Perú. Todos los años visita España y siempre tiene tiempo para conversar de sus años en la Liga. 

¿Recuerdas los días previos a tu llegada a Tenerife en 1992?
Claro que sí. Yo en aquel momento jugaba en Universidad Católica (Chile) y fueron días de mucha tensión y hasta cierto punto inciertos. Por un lado tenía la oferta del Tenerife que en ese momento negociaba con mi equipo y por otro lado el club no estaba muy convencido de dejarme ir. Católica económicamente era muy solvente y más que tratar de vender jugadores, quería armar un buen plantel y el presidente del club me decía que no me fuera.

«Fernando Redondo antes de jugar se paraba diez minutos a peinarse y yo le decía '¡ya sal de ahí!'»

En los días previos tuve varias reuniones con él porque yo le decía que quería ir, pese a que me iba bien y la gente me respetaba muchísimo. Al final, me entendió y también fue una buena oportunidad para la institución porque ellos habían comprado mi pase a Universitario (Perú) en 1989 por 140.000 dólares. Dos años y medio después me venden en 1,4 millones. Además dos parti-dos adicionales que Católica jugaría (uno contra el Tenerife). Yo creo que fue un buen negocio.

¿Por qué elegiste España?
En ese momento las ligas que más sonaban eran España e Italia. Además, yo no los conocía pero ya había oído hablar de Jorge Valdano y Ángel Cappa. Y no lo dudé. Ahí estaban Redondo, Pizzi y Dertycia. Ezequiel Castillo llega conmigo y seis meses después lo hace Diego Latorre y formamos un equipo de varios argen-tinos y yo. Definitivamente el hecho de llegar a un sitio donde los entrenadores y varios compañeros eran argentinos también ayudó.

¿Imaginaste hacer historia en Tenerife? 
Esa fue la época de oro del Tenerife en la liga española. Si repitiésemos en estos años, las temporadas que tuvimos con Tenerife, estaríamos jugando la Champions. Al principio cuando llego y me empiezo a empapar de la historia del club, yo decía a dónde he llegado. Tenerife llevaba dos años en Primera División en toda su historia y había estado siempre en Segunda o Segunda B.

¿Cuál es la sensación ante eso?
Temor hay de todas maneras y yo decía: ‘he llegado a un equipo que va a pelear el descenso’.

¿Y una vez que lo asimilaste?
Me llevaron como titular y yo tenía la seguridad de que iba a jugar, pues venía de hacerlo en Católica. Al comienzo fui back y luego volante. Pero cuando comienza la pretemporada y los amistosos te das cuenta de que es otro fútbol. En España cortan el pasto muy cortito y le echan agua a la cancha antes de jugar, la pelota va más rápido y te juegan al control y al pase. En Sudamérica todo era distinto.

¿Imaginaste lo que podían lograr?
Me costó adaptarme unos meses a la liga española y en esos meses me di cuenta de que teníamos equipo no para pelear el descenso. Conforme pasaban los partidos crecimos todos y nos superábamos ante bue-nos rivales. Entendieron la idea de Jorge Valdano rápidamente. Sus mensajes eran muy claros y sentía el juego de una manera determinada. Lo que pregonaba Cruyff en Barcelona lo hacía Jorge. Con el Tenerife salíamos a jugar de igual a igual de visita y en cualquier estadio. No éramos el típico equipo chico español que cuando jugaba de visita solo se defendía.

En Barcelona empatamos 1-1 y en el Bernabéu al Madrid le ganamos 3-0. Le jugábamos de igual a igual a los rivales en su cancha y esa es una idea del entrenador. Había un buen grupo en el vestuario. No solo con los sudamericanos. Me tocó un grupo con gente española muy buena y mantengo contacto actualmente con varios de ellos como Felipe Miñambres, Julio Llorente, Quique Estebaranz, Toño Her-nández (capitán) Rafa Berges y César Gómez. Voy a España mucho y hasta ahora nos seguimos viendo y hablando.

*Texto completo en Líbero 26:

Suscripciones. Suscríbete y te regalamos el libro 'Salón de la Fama. La Historia ilustrada del fútbol' de David Squires (Editorial Córner). SUSCRÍBETE

-Puntos de venta. RED DE LIBRERÍAS

-Versión digital. APPLE STORE y GOOGLE PLAY