El 11+6 de Edu Madina

A falta de escaño, siempre nos quedará su tertulia en la SER y las columnas de El País para no perder de vista el análisis de este político que llevó a una generación, la que creció en los 80, al Congreso. Su equipo ideal es un álbum de cromos equilibrado, sensato, con brillantez y también con cemento. Y por supuesto, Aduriz en punta.

PORTERO Miguel Ángel Iribar El hecho de nacer en Bilbao a finales de los 70, conduce irremediablemente a crecer bajo los efectos de la leyenda de Iribar, aquel portero de enorme altura que se vestía de negro para inspirar la creencia en nuestros padres y abuelos de estar ante su particular Lev Ivanovich Yashin. El peso del pasado en el Athletic y la importancia de la portería en ese estadio, hacen de Iribar algo más que un portero de fútbol. Es un concepto en Bilbao. Un ideal cuando se cumplen dos requisitos; el primero ser de allí. El segundo, que, aunque seas muy joven y por tanto no le vieras jugar, te hayas fijado un momento en casi todos los que le han sucedido.

LATERAL IZQUIERDO Paolo Maldini No se puede esquivar, generacionalmente, el Milán de Sacchi. Equipo temible que impidió a la quinta del Buitre alcanzar aquello para lo que parecía predestinada; configurar el mejor equipo del Europa en su ciclo. Éramos adolescentes cuando en uno de los puestos más difíciles del fútbol, aquel equipo -y la selección italiana-, nos regalaba de manera justa a uno de los mejores laterales izquierdos de la historia. La banda izquierda es de Maldini.

LATERAL DERECHO Javier Zanetti. Aunque jugaba en ambas bandas y a veces lo hacía de extremo, haberle visto tanto en el Inter como en la selección argentina a finales de los 90 y principios de los 2000, hace que sea imposible no ponerle en un 11 ideal de la historia del fútbol. Un jugador universal que, en el reino italiano de la defensa, destacaba por encima del resto con el arte adquirido en esa otra Italia a la que llamamos Argentina.

CENTRAL Franco Baresi Decía Enric González en un viejo artículo de sus historias del Calcio -Las defensas de Campo dei Fiori-, que en esa plaza de Roma en la que un día ardió Giordano Bruno, hay noches en las que se organiza un espontaneo partido de fútbol. Y que siempre hay alguien que se queda atrás, con la inercia natural de quien prioriza cortar todo posible contraataque. Italia defiende de manera cultural. Defiende por si acaso. Junto a Maldini, Tassoti y Costacurta, Franco Baresi lo ganó todo a finales de los 80 y principios de los 90. En el equipo de Berlusconi y de Sacchi, era el centro del mejor por si acaso de la historia. 

CENTRAL Carles Puyol No hay selección española más grande que la que se alzó con dos Copas de Europa y un Mundial en el ciclo virtuoso de 2008-2010-2012. El papel de Puyol ahí es, sin duda, de los más relevantes del equipo. Similar al que jugó en el Barça de Guardiola. Entre lo uno y lo otro, el central de nuestra generación, la conexión con la histórica garra atribuida a nuestro fútbol en los tiempos en los que todavía no se alcanzaba una excelencia mundial cuya espalda cubrió como nadie, Carles Puyol.

MEDIO CENTRO Xavi Hernandez No hay afinación como la suya en el fútbol español, nada que se parezca a lo que nos regaló, durante una década, el jefedetodoesto sobre el césped del Barça de Guardiola y de aquella selección de Luis Aragonés y de Vicente del Bosque. La cabeza que hizo jugar aquellas maquinarias a semejante velocidad y con semejante precisión es, sin duda, el mejor medio centro de la historia de España. Merece un lugar en todas nuestras oraciones laicas.

MEDIO CENTRO Sócrates Seguramente no fue el mejor en su puesto. Seguramente no está entre los jugadores que, con la mítica selección brasileña, lo ganaron todo. Pero a mí me encantaba. Todavía le recuerdo sobre el césped en los mundiales del 82 y del 86. Era imposible no fijarse en él. El médico que fundó la “democracia corinthiana”, que marcó un estilo distinto cuando éramos unos niños, merece un lugar en todos los onces queridos. En el mío lo tiene.

MEDIAPUNTA Zinedine Zidane Podría inaugurar, junto a Roger Federer, una cátedra de elegancia y plasticidad aplicada al deporte. Ambos combinan inteligencia, excelencia, amor al trabajo y valores trascendentes. No creo haber visto jugar a muchos jugadores por encima del actual entrenador del Madrid. Casi todo son juegos menores de imitación, aproximaciones torpes, comparaciones que no alcanzan. Zidane ocupa un espacio propio en el hall of fame del fútbol. Larga vida a su memoria. Y a su legado.

EXTREMO George Best Todos tenemos nuestros mitos. Aquellos a los que no vimos jugar pero que han trascendido tiempo y espacio. Bilbao conecta con Inglaterra -y con Manchester- de distintas formas. Una de ellas, el fútbol. George Best, con su camiseta del United, siempre ha ejercido en nosotros un enorme magnetismo. La última vez que hablé con Michael Robinson de fútbol, no pude evitar preguntarle por él. “De otra galaxia”, me dijo. Larga vida a los genios que habitan en otra galaxia. Aunque ya no estén, siguen estando.

DELANTERO Lionel Messi. Es un tipo sin explicación. No se puede decir nada porque no cabe en el lenguaje.

DELANTERO Aritz Aduriz. Ya, ya sé… Pero simboliza todas nuestras emociones, todo lo que somos los seguidores del Athletic de Bilbao y todo lo que el fútbol significa en nuestra ciudad. Algo habrá, de todas formas; a todo el mundo no le dan la portada de esta revista.

ENTRENADOR Pep Guardiola El mejor entrenador que ha dado nuestro país y uno de los más relevantes de la historia de este deporte. La versión digital de Johan Cruyff, un genio que ha cambiado el fútbol y que lo ha elevado a niveles de excelencia, efectividad y belleza nunca vistos. Hay un antes y un después de Guardiola en los banquillos. Si me dejas elegir uno, yo siento en él a este fuera de serie.

PRESIDENTE Jokin Aperribay No preside un club con grandes títulos europeos y no es un hombre muy conocido. No se prodiga en los medios de comunicación ni busca ocupar portadas. Es tan solo un tipo que lo hace increíblemente bien. Alguien excepcional. Excepcional en silencio y sin llamar la atención, que es la mejor forma de serlo. Es simplemente el mejor presidente de la historia de la Real Sociedad. Si alguien aspira a presidir un club de fútbol, que se fije en él. No existe un ejemplo mejor.

CAMISETA St. Pauli. Es posible que la camiseta del St. Pauli no sea la más bonita, pero simboliza algo enormemente bello en el fútbol. Algo diferente a todo lo demás. Algo único.

ESTADIO San Mamés. Supongo que se entiende. Un domingo por la tarde, llueve en Bilbao…

BAR Ninguno El fútbol se ve mejor en casa. En propia o en ajena. Pero en casa.

HIMNO Athletic de Bilbao Las religiones. Son así. •