El fútbol como herramienta de unidad en Sudáfrica

Cada 9 de mayo se celebra un nuevo aniversario de la elección de Nelson Mandela como presidente de Sudáfrica. Fue el primer presidente negro del país y su proclamación significaba también un éxito del deporte. Tanto el rugby como el fútbol jugaron papeles clave para la unidad de una nación marcada por el racismo.

Con la muerte de Mandela si hablamos de deporte el rugby fue la referencia de la unidad por la que luchó ‘Madiba’. La película Invictus, de Clint Eastwood, así lo reflejó. Aún mejor es el libro de John Carlin, ‘El Factor Humano’, en el que se basa. Sin embargo, y a pesar de que efectivamente el rugby ayudó a pacificar un país dividido durante décadas por el “apartheid”, también aportó su granito de arena el fútbol, y más en concreto dos jugadores que triunfaron en la Premier: Lucas Radebe y Mark Fish*, a los que se conoció como los “Madiba´s Boys” (lo que sería en español los Chicos de Madiba, que es así como los sudafricanos llaman de manera cariñosa a Nelson Mandela y es también su nombre de clan)

En Sudáfrica el fútbol y el rugby eran los símbolos de la discriminación. El rugby era un deporte de blancos y el fútbol un deporte de negros. Si la Copa del Mundo de Rugby del año 1995 fue el punto de inflexión de la unión definitiva del país no menos importante fue la Copa de África de 1996 para refrendar ese objetivo. Nelson Mandela utilizó a Radebe y a Fish, negro y blanco, para demostrar al país que todos podían vivir unidos y apoyar una sola causa, lo que se llamó “Un Equipo, un País”. Sin duda alguna la fama de estos jugadores en Inglaterra, con la repercusión de la Premier a nivel mundial, ayudó al objetivo.

Una vez más se demostró que el deporte, y más en concreto el fútbol, es mucho más poderoso que la política. Tal es así, que Mandela pidió tanto a Radebe como a Fish que aprovecharan su fama para dar conferencias por toda Sudáfrica y que demostraran a todo el mundo que la convivencia entre todas las razas era posible. Ellos eran el ejemplo. De hecho ambos nacieron en ambientes diferentes y con ideas enfrentadas. El fútbol les abrió los ojos también a ellos. El jugar fuera de su país, Fish primero en Italia, y luego en Inglaterra, y Radebe en Inglaterra desde un primer momento, les hizo entender definitivamente que la convivencia entre negros y blancos era lo normal. Eso fue lo que utilizó Nelson Mandela para hacer entender a su país la normalidad del cambio.

 

Radebe (a la izquierda junto a Mandelaa en la foto) y Fish fueron capitán y vicecapitán de su país, negro y blanco comandando un equipo, al igual que negros y blancos comandarían un país. Ambos triunfaron en sus equipos. Quizá más Radebe, quien es considerado uno de los mejores defensas de la historia del Leeds United, del que fue capitán también. Fish jugó en la Lazio y luego en equipos como Bolton, Charlton e Ipswich. De hecho Fish tuvo una oferta del Manchester United pero le exigían un período de prueba de dos semanas. La Lazio se metió por el medio y le ofreció un contrato sin prueba alguna y el jugador no lo dudó. Sin embargo, se arrepintió de haber tomado esa decisión tiempo después.

Ambos fueron también los que demostraron a los clubes extranjeros que en Sudáfrica había jugadores tan buenos como el resto. Si bien, incluso en el Leeds, ya había jugado Albert Johanneson, aún se desconfiaba de la calidad de los jugadores de sudafricano, a los que se consideraba prácticamente amateurs. Su triunfo fue otro ejemplo para la gente de su país, les demostró que si eran buenos tendrían su oportunidad. Pero lo más importante es que les demostró que la oportunidad la tendrían independientemente del color de su piel.

Este es sin duda el gran triunfo de los dos. La historia de la unión de Sudáfrica no se entendería sin el deporte, no se entendería sin el rugby y sin el fútbol, y no se entendería sin Radebe y sin Fish. La Premier puede también estar orgullosa de haber aportado, con su fama y con su amplia difusión, su granito de arena en la reunificación y normalización de un país y en la extinción definitiva de un régimen como el “apartheid”.

*Mark Fish jugó cinco años en el Charlton donde estuvo desde 2000. Llegó a la Premier desde la Lazio en el 97 a las filas del Bolton. Se retiró en 2007 y ha pasado a la historia como uno de los jugadores más importantes del fútbol sudafricano. Ferguson lo quiso pero optó por una aventura en el Calcio de la que siempre se arrepintió.