Gemmill y el gol que inspiró a Trainspotting

Este 11 de junio se cumple un nuevo aniversario de uno de los goles más míticos de los mundiales. Archie Gemmill conquistó el corazón de todos los escoceses cuando su tanto en Argentina 78 dejó sin cintura a la defensa holandesa. Tal fue la fama que el cine se fijó en su gesta.

Los escoceses guardan con gran cariño el nombre de Archie Gemmill gracias al gol que consiguió en el Mundial de Argentina 78. Escocia y Holanda jugaban el último partido de clasificación y los británicos tenía que ganar por tres goles o más para pasar de ronda. En el minuto 23 de la segunda parte, con 2 a 1 en el marcador, Gemmill combinó con el gran Kenny Dalglish en una pared que acabó con un increíble recital de regates del pequeño centrocampista escocés dejando sentada a media defensa holandesa y al portero tulipán. Desde entonces ese gol es considerado como uno de lo más brillantes de la historia de los Mundiales aunque Escocia se quedó a las puertas de lograr el pase.

Era la mítica Holanda del 78 que, sin Cruyff, consiguió llegar a la final del Mundial en la que fueron eliminados por la Argentina de Kempes. Escocia acabó ganando aquel partido por 3 a 2 pero Holanda y la sorprendente Perú acabaron por delante en la clasificación. El tanto de Gemmill pelea con el actual de McFadden en París como el mejor gol de la historia de la tartan army y medio Reino Unido lo recuerda cada vez que hay un enfrentamiento ante Holanda. La hazaña de Gemmill es tan famosa que en la película  ”Trainspotting” Ewan Mcgregor protagoniza una escena en la que, después de estar con una atractiva chica (¡Qué fino ha quedado!) proclama: “¡No había sentido algo igual desde que Archie Gemmill marcó aquel gol ante Holanda en el 78!”. Aquí está el gol y la escena de la película. Simplemente genial.