Giorgi Kinkladze, la joya del City que fue Silva antes que Silva

Ha sido elegido entre los mejores jugadores de la historia del Manchester City y entre los mejores extranjeros de la Premier League. Cuando no había dinero ni ilusión en el City, llegó para sacar lustre a un club deprimido por el dominio del United. Su elenco de goles y jugadas definen un legado poco conocido por el gran público.

Rodrigo Marciel.- Ver jugar al Manchester City en los 90 era un ejercicio de supervivencia. Sólo apto para fans de toda la vida que en esos momentos preferirían ver cualquier concierto de Oasis, y tuvo más de uno en el viejo Maine Road (el antiguo estadio del City), que un partido de un equipo a la sombra del mejor Manchester United. 'Los vecinos ruidosos',  llegó a denominar Sir Alex Ferguson cuando a finales de la pasada década llegó el dinero de los jeques y el City empezaba a asomar la cabeza. El fichaje de Tévez y muchos otros más, con el lema 'Welcome to Manchester', lideraba un spot que debería haberse titulado 'Welcome to the new Manchester (que es lo que tenemos ahora). Fueron los años del cambio de poder.

Quién iba a pensar en los 90 y en la primera década del Siglo XXI, que los citizen lograrían desbancar a los diablos rojos de su reinado. Esas dos décadas, o más, de ostracismo en el lado azul de Manchester sólo tuvieron un hilo de esperanza en un tipo llamado Giorgi Kinkladze, o al menos de ver algo decente entre tanto futbolista mediocre que jugaba en el City.  Toda historia de superación necesita de rechazo y él lo tuvo años antes, en 1994, estuvo a prueba en Boca Juniors pero duró apenas unos entrenamientos “porque quiero un zurdo que juegue por el carril izquierdo y él lo hace de enganche”, dijeron los técnicos argentinos. E incluso intentó misma suerte llamando probando en el Madrid o el Atlético. Nunca sabremos qué hubiese sido de él en un grande.

Kinkladze había despuntado en el viejo Dinamo Tblisi post Unión Soviética y consiguió por fin el contrato con el Manchester City en 1995, un histórico de las islas en horas bajas en esos momentos, por decirlo de forma elegante (léase con ironía). Desde 1976 hasta 2011, el City no ganó ningún título oficial, poca broma. Su estancia en la élite coincidió además con lo mejor de lo mejor del United y si alguien hablaba de ellos no era para muchos elogios. Kinkladze llegó a disputar más de cien partidos con el Man City (tres temporadas) y además dejando para el recuerdo varios de los mejores goles de la competición que hubiese firmado hoy David Silva o incluso Messi.

Kinkladze llegó a disputar más de cien partidos con el Man City (tres temporadas) y además dejando para el recuerdo varios de los mejores goles de la competición que hubiese firmado hoy David Silva o incluso Messi.

Formó parte de la primera gran legión de extranjeros con clase post ley bosman, como Juninho en Middlesbrough o Zola en el Chelsea. Un superclase que hoy día, y después de la llegada de millones de libras, sigue entrando en la lista de top 30 de mejores jugadores de la historia del club.

Un superclase que hoy día, y después de la llegada de millones de libras, sigue entrando en la lista de top 30 de mejores jugadores de la historia del club

Una votación registrada por el prestigioso diario 'Manchester Evening News' así lo reflejó en 2018, situando a 'Kinki' como uno de los mejores con la camiseta celeste. La revista 'Four Four Two' lo situó entre los mejores 100 futbolistas extranjeros de la historia del fútbol inglés.

CUENTA OFICIAL Así recordó el City su figura

Cualquiera que conozca la Premier debe saber que en los tiempos más oscuros del hoy lujoso equipo de Pep hubo un mediapunta que manejaba ambas piernas como auténtico bailarín. Fue Silva antes que Silva y con genes más propios de un canario que de un georgiano.