Hijo de la 'Banlieue', ¡Dhorasoo, alcalde!

Las reflexiones sociales en el deporte y en el fútbol son un territorio inhóspito, abonado de minas. Más aún si se proclaman desde la izquierda. El exfutbolista del Milan y PSG, Vikash Dhorasso se ha presentado a las elecciones de París al frente de una candidatura ciudadana.

Guillermo Rivas Pacheco 

Fotografía Teresa Suárez Zapater

El ex internacional francés de 46 años Vikash Dhorasoo ha dado un paso atípico en el mundo del fútbol al presentar su candidatura a la alcaldía de París en las elecciones municipales que debieron celebrarse en marzo. La primera vuelta se llegó a celebrar, con polémica por las medidas de confinamiento, y el ex jugador obtuvo el 9% del apoyo de sus vecinos parisinos. Dhorasso no parte de la nada en política. A sus espaldas reposa casi una década de compromiso social con el fútbol como excusa.

Vikash Dhorasoo viene del paro, de la prestación por desempleo y de la VPO en la periferia. También viene de una familia de inmigrantes indios originarios de la paradisíaca isla Mauricio que se fueron a Le Havre (la quintaesencia de los cielos plomizos), en los años 60 buscando un futuro próspero. Dhorasoo es hijo de las cocinas con olor a cúrcuma y cilantro, de los cacheos racistas de la policía y de los noes en la puerta de las discotecas por su cara de indio. Como él mismo dice: “Me construyo a partir de la indignación”.

Dhorasoo es hijo de las cocinas con olor a cúrcuma y cilantro, de los cacheos racistas de la policía y de los noes en la puerta de las discotecas por su cara de indio. Como él mismo dice: “Me construyo a partir de la indignación”.

Mediocentro de talento, como un Andrés Iniesta de finales de los 90, habilidoso sin ser demasiado rápido, conductor y goleador en los partidos importantes. Dhorasoo vivió periodos de éxito muy cortos en los clubes por los que pasó. Con 23 años era la estrella del equipo de su ciudad, Le Havre, y siguió siendo titular en Francia, entre otros, con el PSG y el Olympique de Lyon. Sin embargo, con desagradable frecuencia solía acabar apartado del equipo cada dos temporadas, enfrentado con el entrenador o con algún compañero. El culmen de su carrera llegó en el extranjero, jugando una temporada en el mejor Milan de lo que llevamos de siglo XXI, el de la final de la Champions League de Estambul, en 2005. Un equipo de fútbol que alineaba a jugadores como Maldini, Pirlo, Gattuso o Shevchenko, en el zénit de sus carreras, y, donde ser el suplente de Kaká o de Seedorf, equivaldría a ser titular en el 95% de los clubes del mundo.

El culmen de su carrera llegó en el extranjero, jugando una temporada en el mejor Milan de lo que llevamos de siglo XXI, el de la final de la Champions League de Estambul, en 2005. 

Hoy en día, una búsqueda en Youtube de su nombre arroja más vídeos de comentarios políticos que de sus jugadas. Desde sus años de futbolista utilizó su exposición mediática para impulsar proyectos con el fútbol de pegamento social. Apadrinando, por ejemplo, el club Paris Foot Gay, que busca prevenir la homofobia en el fútbol, o la asociación Tatane (zapatillas) que quiere “desdramatizar” el fútbol o, en sus propios términos: hacerlo “anticompetitivo, antiresultadista y popular”. Con estos precedentes a nadie puede sorprender que Dhorasoo aceptara ser cabeza de lista de Décidons Paris, la candidatura ciudadana que (a la manera de Barcelona en Común o Ahora Madrid) busca devolver el ayuntamiento de Paris “a la gente común”.

BARRIO ‘BOBÓ
’ El distrito 18 es el segundo barrio más grande de París y el más desigual. Las cuadrículas del mapa delimitan las calles donde conviven los ricos herederos “bobós” (burgués-bohemio) con los sex shops que rodean al Moulin Rouge; los turistas en contínuo subebaja por las cuestas de Montmatre, con los vendedores de tabaco falsificado apalancados en el boulevard Barbès. El 18 es, además, una de las cunas del rap en Francia. En este ambiente decidió instalarse el jugador Vikash Dhorasoo durante su etapa en el PSG, y aquí es dónde comenzó su vida política. “Conocí a Danielle Simmonet, diputada de La France Insoumise y mi binomio en la candidatura por París, en el barrio. Conseguimos que el ayuntamiento no destruyera un terreno de juego que los vecinos querían cargarse porque decían que era un foco de problemas. En realidad, era porque lo usaban chavales pobres del barrio, árabes y negros”, afirma. Aquella fue su primera victoria en política y el momento en el que Dhorasoo fue consciente de que, organizándose a nivel local, se pueden cambiar las cosas....*

*reserva tu número al completo y toda la info sobre el acceso al contenido de Líbero en este enlace.

**suscripción anual