Íñigo Martínez: «Elegí la Real Sociedad porque se hablaba euskera»

Diego Barcala.- ‘Vidas paralelas’. Con ese título premonitorio encabezan los periodistas Beñat Sanz y Xabier Rodríguez la entrevista con Asier Illarramendi e Íñigo Martínez del libro sobre la Real Sociedad ‘Maite, maitea. Memorias de la Real'. El segundo volumen de entrevistas y relatos que repasa la historia de la Real Sociedad es un tomo maravilloso de fútbol, cultura y sociedad. La primera edición fue cerrada en diciembre de 2017, pocas semanas antes de que uno de los líderes del club se marchara a Athletic Club, dejando una profunda herida en la afición txuri urdin. 

El capítulo aborda el fichaje de Illarramendi por el Real Madrid y su posterior retorno. La pareja de la entrevista tiene sentido generacional y geográfico. Mutriku y Ondarroa son las localidades vecinas natales de Illarramendi y Martínez respectivamente. Ambos crecieron en la cantera subidos al bus que los llevaba cada día al entreno pasando por Itziar, Zumaia, Getaria, Zarautz… “Al final llegábamos 20-25 chavales a Zubieta. Entrenábamos y hacíamos el mismo camino de vuelta, que llegábamos a las 10 o 10-30 a casa. Para cuando llegó Íñigo la Real ya nos ponía un taxi”, recuerda Illarramendi, en la Real desde alevín.

Sus cualidades eran seguidas por los ojeadores de los grandes equipos vascos. “Al final el Athletic tiene las posibilidades que tiene y toca a muchos jugadores de aquí. Pero yo desde pequeño soy de la Real y mi sueño siempre fue jugar aquí”, explica Illarramendi. Sin embargo, para sorpresa de lo ocurrido casi dos décadas después, Íñigo sí tuvo un mayor acercamiento al Athletic Club.

«Desde pequeño soy de la Real y mi sueño siempre fue jugar aquí», asegura Illarramendi.

“Yo empecé jugando en el Aurrera de Ondarroa. Ya a los 13 años me llamó la Real para que fuera a entrenar a Zubieta dos días por semana. Luego me llamaron del Athletic para que entrenara también con ellos. Pedí permiso a la Real y estuve entrenando unos días en Zubieta y otros en Lezama.  Después de un tiempo así tuve que decidirme y me sentía más cómodo aquí. En Ondarroa todo el mundo habla en euskera y, en ese momento, se me hacía difícil explicarme o decir determinadas cosas en castellano. En Lezama había algún entrenador que hablaba euskera, pero la mayoría lo hacían en castellano. Aquí, en cambio, siempre se ha inculcado mucho el euskera y eso ayudaba a que me sintiera más cómodo. A esas edades era muy importante para mí y decidí quedarme en la Real”.

Como dijo el periodista Manuel Jabois el pasado lunes en San Sebastián, la Real Sociedad debería inventar “un método para ganar la Liga y que se entere poca gente, para evitar que los equipos grandes se lleven a sus figuras”. Jabois entrevistó al exjugador de la Real Sociedad, Xabi Alonso, que explicó cómo fue su salto al Liverpool después de unas temporadas espectaculares que a punto estuvieron de suponer un título de Liga.