Los días más oscuros de Ronaldinho

Su encarcelamiento en Paraguay en marzo de 2020 a los 40 años fue el epílogo a casi una década en caída permanente. Algunos culpan a su hermano mayor de este triste suceso que se suma a un final de carrera gris para alguien que dominó el fútbol.

Raphael Caldas.- En su artículo semanal en el periódico brasileño Folha de S. Paulo, el campeón de 1970 Tostão escribió en 2008 que a los pocos minutos de ver a Ronaldinho Gaúcho y Messi en la misma cancha en un partido amistoso estaba seguro de poder decir: “Aunque le vea gordito Ronaldinho fue, en sus mejores momentos, muy superior a Messi, Cristiano Ronaldo, Kaká y otros de los mejores del mundo”. Casi 12 años después es muy raro, hasta para un gran admirador de Ronaldinho, reafirmar las palabras de este histórico crack y gran cronista de la actualidad del fútbol brasileño. Leyenda del Barcelona y de la selección brasileña, Ronaldinho Gaúcho fue elegido dos veces el mejor futbolista del mundo, en 2004 y 2005. En la segunda ocasión, su elección como el más gran del planeta batió records de distancia respecto al segundo clasificado, el inglés Frank Lampard.

“Aunque le vea gordito Ronaldinho fue, en sus mejores momentos, muy superior a Messi, Cristiano Ronaldo, Kaká y otros de los mejores del mundo”

Una década después, el brasileño dejaba definitivamente el fútbol en Fluminense pero realmente había desistido del fútbol mucho antes. Su caída fue tan drástica que Ronaldinho ha cumplido 40 años en la cárcel, fotografiado entre policías con los ojos tristes y alejados. Más de 100 días detenido en Asunción, Paraguay. El motivo de la detención sorprendió a todos: utilización de documentos públicos con contenido falso para entrar en el país vecino a Brasil. El mismo motivo sirvió para la detención de su hermano Roberto Assis. El mayor de la familia es el representante, protector, ídolo y también predecesor de Ronaldinho en el fútbol profesional. Dejó de jugar con 30 años para dedicarse a cuidar de él tras pasar por Gremio, Vasco de Gama, Fluminense, Sporting de Portugal o el Sion suizo entre otros clubes por el mundo. “Ronaldinho no tiene voz. Su opinión es la de su hermano al que idolatra y que es el pilar de la familia”, comenta una persona conocida de la família Assis Moreira, sin identificarse.

El motivo de la detención sorprendió a todos: utilización de documentos públicos con contenido falso para entrar en el país vecino a Brasil. El mismo motivo sirvió para la detención de su hermano Roberto Assis

DETENIDO La mirada triste del ídolo, esposado el pasado marzo de 2020 en Asunción, Paraguay, acusado de falsificar su pasaporte.

El expresidente de Grêmio, Paulo Odone, añade: “Ya dije que Assis tiene comportamiento abusivo con Ronaldinho, que solamente quiere jugar a su pelota y hacer música (el pagode brasileño, una variante de la samba)”. Para muchos, la relación entre los hermanos se moldeó tras la tragedia familiar. El padre murió ahogado en la piscina de la nueva casa, regalo por renovación contrato con Grêmio de Assis, cuando Ronaldinho tenía 8 años. Seu João, como era conocido el progenitor, era vigilante de coches en las cercanías del estadio que inició la trayectoria de los hijos en Porto Alegre.

El padre murió ahogado en la piscina de la nueva casa, regalo por renovación contrato con Grêmio de Assis, cuando Ronaldinho tenía 8 años. Seu João, como era conocido el progenitor, era vigilante de coches en las cercanías del estadio que inició la trayectoria de los hijos en Porto Alegre.

Desde ese triste momento, cuando Assis le comunica con 17 años a su hermano de 8 que el padre ha muerto, Roberto se convierte en el sostén vital de Ronaldinho.“Tuve suerte de tener a Roberto. Aunque sea casi diez años más grande, aúnque estuviera jugando como profesional en Gremio, siempre estuvo a mi lado. No era solamente un hermano, era como un papá. Además, erá mi héroe”, recordaba Ronaldinho en The Player’s Tribune en 2007.

DECADENCIA
Para sus compañeros, el descenso de su carrera tiene su inicio en el Mundial de Alemania en 2006 cuando acude de estrella de un equipazo con Kaká, Adriano y Ronaldo. No brilló, ni fue la sombra de su versión cercana, cuando ganó la Champions. “Creo que llegó con el tanque vacío. Lo mejor hubiera sido darle descanso y libertad para hacer lo que quisiera pero a los cuatro días de la final se tuvo que incorporar con Brasil”, interpreta hoy Carlos Alberto Parreira. Zé Roberto, que jugó en alto nível hasta los 42 años, era el mediocentro de aquel equipo: “Para mantenerse en el top es necesario renunciar a muchas cosas. Creo que el foco para cuidarse quedó en segundo plano”. El hombre que devolvió la alegría al Barcelona se quedó sin objetivos en Europa.

La irrupción de Messi y su caída anticipó el relevó del trono. Se fue al Milan y fueron pocos los buenos momentos en 95 partidos y 26 goles. El resumen de su etapa italiana es su imagen saliendo de un restaurante rodeado de amigos y mujeres pidiendo tranquilidad para los paparazzi

La irrupción de Messi y su caída anticipó el relevó del trono. Se fue al Milan y fueron pocos los buenos momentos en 95 partidos y 26 goles. El resumen de su etapa italiana es su imagen saliendo de un restaurante rodeado de amigos y mujeres pidiendo tranquilidad para los paparazzi: “Dejad que hagan su trabajo”. Apenas con 30 años era el momento de volver a Brasil tras una década fuera de casa. Su vuelta en 2011 a Flamengo fue vivida como una traición en Porto Alegre, pero el presidente de Gremio, Paulo Odone, le excusó: “No puede caminar por las calles de Porto Alegre”....

INOCENTE
Los que conocen a la familia aseguran que Ronaldinho ni debía saber bien la razón del viaje a Paraguay. La versión oficial dice que viajaron para apoyar un proyecto de la Fundación de la Fraternidade Angelical de la empresaria Dalia López, prófuga de la justicia paraguaya. Además, tenían un compromiso para hablar de la biografía de Dinho ‘Geio de la vida’ y una invitación para conocer un casino. El juego forma parte de los negocios de Robert en Brasil. La llegada se produjo el 4 de marzo. Los agentes de la Fiscalía se presentaron en el hotel para examinar la documentación de ambos. Tres días más tarde fueron detenidos de manera preventida porque los pasaportes eran falsos.

Comenzaba el tránsito de Ronaldinho por los bajos fondos de la sociedad, un hecho inédito en su vida. El crack encantador que recibía aplausos hasta de sus rivales, el fenómeno vuya hablidad era elogiada por Maradona exhibía una toalla rosa sobre sus manos esposadas en los pasillos de la cárcel. “Yo también soy amante de fútbol y reconozco que fue uno de los más grandes del mundo. También me he sorprendido por ver a un deportista tan famoso sospechoso de estar involucrado en un caso de ese tipo. Pero, lógicamente, tengo que hacer mi trabajo”, afirma Gustavo Amarilla, uno de los jueces del caso. Al cierre de esta edición, Ronaldinho sigue arrestado en Asunción en una investigación que implica a 18 acusados de formar una red de falsificación de pasaportes. Después de los primeros 32 días prisión, los abogados de Ronaldinho pagaron una fianza de 1,6 millones de dólares para cumplir con la prisión en un hotel de lujo.

Después de los primeros 32 días prisión, los abogados de Ronaldinho pagaron una fianza de 1,6 millones de dólares para cumplir con la prisión en un hotel de lujo.

El Hotel Palmaroga - una antigua casa de 120 años que hoy es propiedad del Grupo Barcelona - aloja a Dinho casi en exclusiva porque sus instalaciones permanecen cerradas a causa de la pandemia por el coronavirus. exclusivamente. “Creemos que nuestra apelación será confirmada y serán liberados”, explica el abogado brasileño Sergio Queiroz. La defensa jurídica de los hermanos está basada en que desconocían que los pasaportes eran falsos. De hecho, el abogado Adolfo Martín llegó a sostener la inocencia de Ronaldinho con las siguientes palabras en Folha de S. Paulo: “No sabe que cometió un delito, es tonto”. Ronaldinho ha recibido visitas en Asunción. Algunas locales como la del futbolista Gamarra que le visitó en la cárcel y otras extranjeras como la entrevista que concedió a Mundo Deportivo en la primera semana de junio. “Solo me quedé triste cuando no pude hacer a la gente feliz. Por suerte tuve muy pocas lesiones en mis veinte años de carrera”, decía el exjugador que no aportó información relevante para entender su caso.

 

La sonrisa y la felicidad eran hasta ahora las marcas registradas del brasileño. Y ni siquiera el drama parece haber borrado su magia porque hasta dentro de la cárcel aprovechó para jugar partidillos en el gimnasio e incluso organizó su propio equipo con los compañeros de prisión. “Lo único que le faltó a Ronaldinho fue constancia. Más allá de eso está entre los más grandes”, definió a Globo Xavi Hernández con motivo del 40 cumpleaños de la estrella. “Veo los ojos tristes en las fotos… me duele, porque no combina con la persona que conocí. No merece esto, además de un gran futbolista es un gran tipo, humilde, sencillo”, dice el entrenador mexicano Ignacio Ambriz, que compartió vestuario con Ronaldinho en Querétaro.

Fueron 32 partidos y ocho goles en nueve meses. Aunque se mostró lejos de su fútbol universal, el Brujo, como también lo llaman en Brasil, maravilló a la hinchada y a los compañeros con un subcampeonato para el club Querétaro. “Él me decía: ‘Mister, ya me cuesta un poco entrenar’. Fue sincero. Me preguntaba cómo sería su vida tras la retirada”, añade Ambriz. Las últimas peripecias profesionales de Ronaldinho mostraron a una persona desgastada físicamente y con hartazgo mental. Es cierto que mostraba dosis de su enorme técnica pero ni rastro de aquella explosión de potencia. Su último entrenador, en Fluminense, fue el joven Eduardo Batista, hijo de un reconocido entrenador en Brasil. Recuerda su agotamiento y la falta de su reconocida masa muscular. “Disfrutaba del partido. Cuando estaba junto a los chicos del equipo se divertía, a veces contaba anécdotas y sonreía. Pero el fútbol no son los 90 minutos. Hay que cumplir horarios, sacrificios de la profesión y creo que ya le costaba. En su último partido me hizo un señal en la cancha. Quería el cambio. No lo sabía entonces, pero después supe que ya estaba. Era el fin”, recuerda Eduardo Batista.

“Disfrutaba del partido. Cuando estaba junto a los chicos del equipo se divertía, a veces contaba anécdotas y sonreía. Pero el fútbol no son los 90 minutos. Hay que cumplir horarios, sacrificios de la profesión y creo que ya le costaba. En su último partido me hizo un señal en la cancha. Quería el cambio. No lo sabía entonces, pero después supe que ya estaba. Era el fin”, recuerda Eduardo Batista.

Sus últimos grandes momentos fueron en Atlético Mineiro, de Minas Gerais. Alexandre Kalil, actual jefe de municipalidad de Belo Helo Horizonte y ex presidente del club atribuye a aquel Ronaldinho de 34 años la responsabilidad del último crecimiento de hinchas del club. Fué campeón tres veces, incluso de la Copa Libertadores en 2014. Ahí seguía siendo el mismo, con los triunfos y con los problemas con los vecinos por las fiestas en su casa. El viejo João, preguntado por la prensa brasileña por los progresos de Roberto Assis decía: “El más grande ustedes todavia no conocen. Es el hermano”. La previsión se confirmó. Ronaldinho fue uno de los más grandes de su época. Dos balones de oro, un Mundial con Brasil y tantos títulos en clubes. Un talento casi incomparable

*reserva tu número al completo y toda la info sobre el acceso al contenido de Líbero 33 en este enlace.

**suscripción anual.