Probablemente, el equipo más importante de la historia

El Manchester United de los 'Fergie Boys o Babes'. Un club que gobernó con puño de marketing y guante de juego sobre el césped en los 90. Suyas fueron siete de las diez primeras Premier y el broche del 'milagro' del Camp Nou.

Fotografía Agencias

*Fermín de la Calle.- El 10 de abril de 1992, Eric Cantona recibió una pelota complicada de domesticar en la esquina del área del Chelsea. Llegaba a media altura y estaba comprometido por la inquietante presencia de un rival a su espalda. Pero el francés convirtió el inconveniente en oportunidad acariciando la pelota para hacer un primer sombrero hacia adentro al central que le encimaba y luego, sin dejarla botar, un segundo sombrero hacia afuera tras el cual conectó un derechazo a bote pronto para coronar la obra de arte clavando el balón en la escuadra de la portería de Dave Beasant. Cantona, que lucía una camiseta con el dorsal 14 y sin nombre, saltó la valla de publicidad y se lanzó a abrazarse con la afición del Leeds, que enloqueció con el monumental gol del galo. Era el 3-0 en una victoria que confirmó la candidatura del Leeds al título, pero, sobre todo, era la tarjeta de presentación de Cantona en el fútbol inglés.

Apenas un mes antes, el 1 de febrero, el genio de Marsella había aterrizado en Leeds procedente del Nimes Olympique. De allí se marchó arrastrando una merecida fama de jugador polémico e inestable. Llegó a Inglaterra con 25 años y amenazando con retirarse por sus enfrentamientos constantes con sus entrenadores y directivos, momento en que apareció la figura de Howard Wilkinson para rescatarle y llevarlo a Leeds. Aquel gol fue visto, y muy celebrado, por un puñado de jóvenes que se encontraban concentrados en un hotel de Manchester. 48 horas después jugaban la vuelta de la Copa juvenil inglesa. Ante la televisión se encontraban, entre otros, David Beckham, Nicky Butt, Ryan Giggs o Gary Neville. Los Fergie’s Fledglings (Polluelos de Fergie), más concretamente la segunda generación, ya que la primera fue alumbrada en 1986 con nombres como los de Lee Sharpe, Lee Martin o Tony Gill. Entrenados por Brian Kidd y Eric Harrison, hombres de confianza de Alex Ferguson, aquellos chicos se proclamaron campeones de la FA Youth Cup ante el Crystal Palace el 12 de abril. Un grupo que se terminó convirtiendo en la 'Clase del 92' tras sumarse Paul Scholes, finalista de la FA Youth Cup en 1993, que perdieron ante las promesas del Leeds, y Phil Neville, hermano menor de Gary que fue suplente en la final del 1993 y capitán en la del 95.

Los Fergie’s Fledglings (Polluelos de Fergie), más concretamente la segunda generación, ya que la primera fue alumbrada en 1986 con nombres como los de Lee Sharpe, Lee Martin o Tony Gill. Entrenados por Brian Kidd y Eric Harrison, hombres de confianza de Alex Ferguson, aquellos chicos se proclamaron campeones de la FA Youth Cup ante el Crystal Palace el 12 de abril.

'CLASS OF 92' El elenco de jóvenes que marcó un antes y un después en la historia de los red devils.

Un grupo al que el fútbol inglés terminó rebautizando, por esa afición incontenible de los tabloides ingleses, como los 'Fergie Boys'. Por aquel entonces el Manchester United se había convertido en un equipo irrelevante en el fútbol inglés, que aquel primer semestre de 1992 vivía días cruciales por la transformación de la histórica Football League First Division en la Premier League. En mayo Eric Cantona y el Leeds conquistaron la última edición de la First Division, un título liguero que devolvía la gloria a los de Ellan Road 18 años después de la época gloriosa del 'Dirty Leeds' de Don Revie. El fútbol inglés, castigado por la violencia en las gradas de sus hooligans y marcado por la tragedia de Heysel, llevaba años desaparecido de las competiciones europeas de clubes y con la selección rindiendo a un nivel muy pobre. Y entonces se decidió dar una vuelta a todo. La Federación inglesa llevaba años trabajando para revertir la situación, algo que hizo a partir de la creación del ‘Informe Taylor’, un documento que en 1990 obligó a todos los clubes pertenecientes a la máxima división inglesa a que sus estadios tuvieran un asiento para cada espectador antes de 1994. Mientras que a la 2ª y 3ª división le dieron de plazo hasta 1999.

FERGUSON Salvó el puesto gracias a su primera FA Cup 1990 y se consolidó con la Recopa de 1991

El 20 de febrero de 1992 se creó la sociedad anónima 'FA Premier League', que se terminó por convertir en el pulmón financiero del fútbol inglés y el motor de la liga más potente del planeta. La primera decisión fue liberalizar la negociación de los patrocinios y dejar a los clubes que cerrasen sus acuerdos directamente con las empresas patrocinadoras sin pasar por la Football League. Eso revitalizó rápidamente un mercado de fichajes en el que los grandes clubes ingleses dejaron de ser vendedores. La marcha del United al Barcelona de Mark Hughes, la de Ian Rush del Liverpool a la Juventus, la venta de Waddle del Tottenham al Olympique de Marsella o la de Paul Gascoigne a la Lazio, cerraban una época de despatrimonialización del fútbol inglés, que además comenzaba a ver cómo sus jugadores se asomaban al gran escaparate del Balón de Oro, que terminó con la coronación de Michael Owen en 2001. Así, el 15 de agosto de 1992 arrancó la nueva y ambiciosa Premier League. Y lo hizo con el Manchester United como protagonista. Más concretamente como víctima, porque el primer gol de la nueva competición acabó en la portería del United. Un gol muy inglés con un saque largo de banda del Sheffield United que un defensa peinó sin querer prolongando el balón al área y Brian Deane cabeceó a la red de los ‘red devils’ con el consiguiente enfado de Ferguson. 26 años llevaba el Manchester United sin ganar la liga en Inglaterra y el técnico escocés llegaba para tratar de reverdecer esos laureles olvidados ya por sus aficionados.

Así, el 15 de agosto de 1992 arrancó la nueva y ambiciosa Premier League. Y lo hizo con el Manchester United como protagonista. Más concretamente como víctima, porque el primer gol de la nueva competición acabó en la portería del United.

Ferguson venía de dirigir a Escocia en el Mundial de México 86 y de conquistar una Recopa con el Aberdeen en la que eliminó al mismísimo Bayern Múnich, rival que marcó su carrera de entrenador. Sir Alex llegó el 5 de noviembre de 1986 para suplir a Ron Atkinson con el equipo 19º, y desde el primer día dejó claro que su idea era “apostar por la cantera del club y construir un equipo dominante, algo que llevará años”. En los primeros años los resultados mantenían sumido en la mediocridad al United y el crédito del escocés comenzó a decrecer. Pero en 1990 el club volvió a conquistar un título, la FA Cup ante el Crystal Palace, y eso le permitió jugar la Recopa de 1991....*

*Accede al reportaje completo en Líbero 36 o a través de nuestra suscripción nacional o internacional.