Raí: «Antes había una brecha entre el viejo y el nuevo PSG, ahora entienden mejor lo que quieren»

Encarnaba la elegancia y la inteligencia en la cancha. El ex 10 de PSG, Brasil y Sao Paulo habla de la responsabilidad de los futbolistas en el juego, pero también en la sociedad en la que viven. Un compromiso político que heredó de su hermano, el mito Sócrates.

Jérôme Latta y Antoine Zéo (Cahiers football).
Fotografía Charles Chevillard

45 minutos es mucho tiempo!” Raí es un hombre muy ocupado, y obtener tres cuartos de hora de su tiempo es un privilegio. El ex número diez del Paris Saint-Germain encadena citas con los medios y llamadas telefónicas. Unas pocas horas después se reencontrará con la cancha. Esta es azul, con dimensiones reducidas, y dará la bienvenida a los ex campeones unidos por la buena causa. Como todos los años, Raí organizó un torneo para su fundación Gol de Letra, que apoya la educación de niños desfavorecidos en Brasil. Algunos ultras parisinos se han reunido en la tribuna para vibrar con su ídolo, como en los viejos tiempos: el del campeón del PSG de Francia 1994 y ganador de la Recopa de Europa dos años después.

Mientras espera su turno para jugar, el director deportivo del Sao Paulo FC se instala en un salón con vista al majestuoso Velódromo Nacional de Saint-Quentin-en-Yvelines, que alberga el evento.

Su fundación Gol de Letra cumple 20 años ¿Por qué organizar un torneo en París?
Este evento es un mi vínculo con todo lo que hice con Francia y París. Cuando regresé a Brasil (en 1998), creé Gol de Letra y comencé a recibir cartas, en ese momento todavía eran cartas reales, ¡no correos electrónicos! Franceses, amigos o simpatizantes, que me decían que era una idea genial y querían acompañarnos ... Así que montamos la asociación Gol de Letra France, como extensión de lo que hacíamos en Brasil. Su objetivo es dar a conocer el trabajo de la asociación, encontrar socios que nos apoyen y también facilitar el intercambio de jóvenes, culturales y deportivos, entre Brasil y Francia. Este evento se utiliza para movilizar socios y voluntarios desde hace quince años. Esto ilustra el vínculo que mantuvo con Francia ...

Usted, que se nacionalizó francés en 2016, ¿cómo siente ese vínculo?
Brasil es el país donde nací, estas son mis raíces. Pero Francia se ha convertido en mi segundo país. Me llevó mucho tiempo explicar mi identificación con los franceses, y viceversa. Todos me preguntan qué me hizo venir y elegir Francia y París. En ese momento (en 1994), París, no era el mejor club de Europa, ni el que pagaba mejor, sino los equipos italianos, ingleses y españoles. Elegí París porque ya estaba interesado en la historia, en Francia. Los derechos humanos, la Revolución Francesa son cosas que tienen que ver con mis valores. Entonces viví cinco años en Francia, y creo que este apego de los franceses para mí es recíproco: valoran los valores que me son muy queridos. Respeto, profesionalismo en el terreno, valores humanos en la vida... Lo que me atrajo a Francia es lo mismo que los franceses valoran en casa.

«Elegí París porque ya estaba interesado en la historia, en Francia. Los derechos humanos, la Revolución Francesa son cosas que tienen que ver con mis valores»

Sobre valores, eres un futbolista comprometido: ¿lo consideras un deber ciudadano? Fútbol y compromiso.
Somos actores políticos, nos guste o no. Es parte de la vida, especialmente para personas como yo que son seguidas por otros. Tenemos un papel que desempeñar. Algunos lo usan por causas, otros no. Todos somos actores políticos, aunque solo sea en la forma en que nos comportamos en la vida. Y cuando uno es una persona pública, ese papel se amplifica.

¿Cuándo fuiste consciente de eso?
Tengo una historia bastante especial. Crecí con un hermano que era diez años mayor que yo y era un ídolo casi mundial (Sócrates, 1954-2011). He visto el poder de la movilización del deporte y el fútbol desde muy joven. Creo que me ayudó a manejar esas cosas cuando llegué a la cima. Pero la voluntad de comprometerme siempre ha existido en casa. Ser una persona pública me permitió usar este poder de movilización para causas sociales y políticas. Soy parte de una asociación, Atletas pelo Brasil, movimientos para la educación pública... Trato de canalizar este poder de movilización hacia causas en las que creo.

Mencionas a tu hermano: ¿cómo fue tu relación con él?
Somos una familia de seis hijos. Él era el mayor y yo el más joven. Por lo tanto, la relación no fue muy cercana al principio. Pero yo era su hermano pequeño, siempre hemos tenido una relación amorosa. Luego, cuando crecí, alrededor de los quince o dieciséis años, comencé a tener una visión más clara de todo lo que él podía aportar con su acción, tanto en el campo como fuera de él. Y ya entonces tenía este deseo de involucrarme en la sociedad, me atraían las ciencias humanas, él las ciencias más duras... (Sócrates era doctor en Medicina)

¿Estás siguiendo activamente la política brasileña?
Es un tema que amo, en todas partes del mundo. Gol de Letra es la defensa de la educación pública de calidad, y estamos tratando de hacer que las cosas se muevan sobre el terreno. Ya es una acción política. Con Atletas pelo Brasil no estamos sobre el campo: estamos tratando más de cambiar la ley, presionar. Somos casi cien deportistas de todas las disciplinas, unidos para mejorar la gestión del deporte en Brasil y fortalecer su lugar en la educación. Y cuanto más te involucres en este tipo de acción, más te acercas al nivel de decisión: tienes que hablar con el alcalde, tienes que ir al Congreso...

¿Te gusta este contacto con los políticos?
¡No! Me gusta poder decir que tengo influencia, pero no me gustaría jugar a la política ... Además, volví al fútbol (es director deportivo del São Paulo FC desde diciembre de 2017) .

Te has matriculado en Ciencias Políticas. ¿dejas de lado tus compromisos políticos?
Por un tiempo, me volcaré en este nuevo desafío. Tuve que ir a la Sorbona para una formación en políticas públicas, un tema que todavía me interesa. Pero mi club histórico me ha llamado para una misión, y creo que puedo traerle algo por un año o dos. Luego volveré a mi plan original. E incluso volviendo al fútbol, espero que todas estas experiencias me den una visión más amplia. Hoy, un club de fútbol es más que un club de fútbol. Creo que también debemos contribuir a la sociedad en la que vivimos.

¿Conoces a algún jugador profesional actual que pueda compartir esta fibra social? ¿O se ha ido ese compromiso del mundo del fútbol?
Todavía existe, pero podría estar más desarrollado. En un momento, pensé que podríamos tener un mayor porcentaje de deportistas comprometidos y participantes. Pero no es el caso. No hay menos, pero no más. Todavía tengo esperanza, de todos modos. Los futbolistas pueden no tener la madurez o el tiempo para participar durante su carrera, porque hay muchos problemas económicos, presión… Espero que después, estos deportisatas que se han vuelto muy ricos sepan cómo usar estos recursos para buenas causas. Juan Mata, con su acción Common Goal, que alienta a los jugadores a donar el 1% de sus ingresos a la caridad, es un buen ejemplo de una nueva forma de participar. Y ese 1%, eso es mucho dinero.

Hablas de la mejora de la gestión del deporte en Brasil y el papel educativo del deporte. En Sudamérica es muy difícil para los deportistas seguir carreras y recibir apoyo. ¿El Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos de Río 2016 mejoraron las cosas?
Desgraciadamente no. Tienes razón: a excepción de los futbolistas, y un poco para los jugadores de voleibol, todo es muy difícil para los jóvenes deportistas brasileños. Ha habido inversiones en infraestructura pero no en acceso al deporte o apoyo para atletas y educadores. Este es un objetivo por el cual todavía tenemos que luchar. Lo que puedo decir sobre el legado dejado por los Juegos, ¡es que no había legado! Nos mostró que teníamos que actuar ahora, después de perder diez años y mucho dinero. Hoy tenemos las infraestructuras que deben mantenerse. La corrupción, el hecho de que la gente vaya a la cárcel, todo lo que hemos descubierto negativo debe servirnos para aprender. La sociedad brasileña se ha vuelto más madura y exige esta evolución. Los brasileños se han dado cuenta de la importancia del deporte en el entrenamiento individual y estamos comenzando a tener al menos el esbozo de una nueva política deportiva.

¡Hablemos de fútbol! De París primero. Zlatan Ibrahimovic dijo en 2016 que "la historia del PSG comenzó con los cataríes" (sonrisa de Raí). Como exjugador del club previo a ese momentos, ¿qué te parece esa afirmación?
Es un provocador, le gusta la controversia ... ¡Le encanta! Pero, por supuesto, no me lo tomo en serio. El PSG tiene su historia, soy parte de un hermoso momento de esta historia. Teníamos nuestras hazañas, prueba de que no necesitamos tanto dinero para hacer cosas hermosas. Creo que la historia de un club o de una institución es una historia que va más allá. Si los cataríes se interesaron por el PSG es porque se había hecho un gran trabajo antes que ellos, lo que sentó las bases para objetivos más altos.

¿Cuál es tu opinión sobre la evolución del club?
Es un nuevo proyecto. Creo que se han fijado objetivos muy, muy ambiciosos. También lleva tiempo establecer una estructura detrás. No se trata solo de jugadores: están pensando en estructuras alrededor de los jugadores, para crear una identidad global. Creo que al principio había una brecha entre el viejo y el nuevo PSG, pero todos comienzan a entender un poco mejor lo que quieren.

¿Qué tenía tu fútbol, el de los noventa, mejor que el de hoy?
Creo que es imposible comparar. Cada era tiene su realidad. Hoy, el club es más global. Y a nivel deportivo, PSG, Bayern, Manchester City, Real, Barcelona son equipos en los que hay entre 15 y 20 jugadores internacionales. Estas son selecciones casi mundiales en un club. En mi momento había grandes equipos pero si teníamos siete jugadores internacionales, ya era enorme. Hoy, no. En el campo, el mejor jugador de un país reemplaza al mejor jugador de otro país. Así que hay algunos equipos excelentes. Esto crea una brecha con los demás, pero al mismo tiempo, genera enfrentamientos interesantes entre ellos..

El jugar por placer de tus tiempos ¿sigue presente en el fútbol hoy?Depende de qué tipo de diversión estamos hablando. Cuando vemos grandes equipos, tenemos el placer de ver el espectáculo, la calidad técnica… Desde este punto de vista, el placer es el mismo. Pero creo que los jugadores de hoy juegan al fútbol de otra manera. Se ha convertido en un poco más de negocio. No es su culpa, creo que simplemente se adaptan a la nueva realidad del negocio del fútbol.

¿Qué queda del juego brasileño como lo has conocido?
Desde los años setenta, ha habido momentos de ese juego brasileño y otros en los que dominó el aspecto más competitivo, porque era necesario ganar. De vez en cuando, logramos producir este juego brasileño, respetar la belleza del juego y al mismo tiempo ser ganadores. Esto es lo que Brasil siempre ha representado: el hermoso juego, el arte del fútbol, pero al mismo tiempo un juego ganador. Por eso hemos sido cinco veces campeones del mundo. Pero Brasil adquirió algunos malos hábitos con el puro talento: el puro talento nos hizo ganar, pero hoy ya no es posible ganar solo con eso. Existe el aspecto físico, el aspecto táctico que entra en juego... Alemania es un muy buen ejemplo. En Brasil, siempre hay talento, el juego en el brasileño es muy particular y es diferente a todos los demás. Siempre tenemos grandes jugadores que marcan la diferencia en los grandes equipos europeos. Pero la selección no siempre juega como imaginamos el fútbol brasileño. Cada vez, debemos reajustarnos a una nueva forma de jugar, una nueva organización táctica y aprovechar la calidad que tenemos en casa.

¿Cuál es este juego brasileño que dices que es diferente?
Es complicado. Pero lo que hace, por ejemplo, soñar a los franceses con Brasil, es el ritmo, la música, la sonrisa, la alegría de vivir, el baile... Los brasileños también logran expresarse de esta manera en la cancha, con este estado mental libre, con sus dones naturales. Proviene de la mezcla de orígenes, África, indios, europeos... Esta mezcla dio un buen resultado. Cuando agregas ese talento natural a una mentalidad libre y creativa desde muy joven obtienes algo diferente de todo lo demás. Hay grandes jugadores en muchos sitios, pero cuando son brasileños, siempre tienen un toque diferente.

Como número diez, ¿de dónde vino tu creatividad?
De la calle. Aprendí a jugar en la calle. Como todos los brasileños, era muy libre, creativo. Pero al mismo tiempo, con mi mentalidad y mi tipo de inteligencia de juego, siempre asumí el papel de cerebro del equipo, creador de juego, así que no tenía derecho a ser completamente libre. Siempre he sido capitán. Fui creativo, con este don natural que me hizo jugar al más alto nivel, pero en un momento tuve que elegir: ser más libre en el juego o ser el creador del juego y el capitán... En los equipos brasileños que tenían mucho talento a menudo era yo quien tenía que poner orden.

Tener el brazalete y ser un líder moral, ¿fue como un freno a tu libertad y tu creatividad del número diez?
Sí. Sócrates también era capitán, pero era un genio del fútbol, naturalmente rebelde. Si tuviéramos que definir su forma de jugar, tendríamos que hablar de genio, pura creatividad. Con una gran libertad. Yo, por mi forma de ser, era más responsable, pensaba más en el grupo, en los resultados del grupo. Yo era más colectivo.

Eres Campeón del Mundo con Brasil en 1994. Comenzaste de capitán la Copa del Mundo y terminaste en el banquillo. ¿Fuiste el símbolo de la transición de un Brasil más libre a un Brasil más defensivo, casi más europeo?
En ese momento era uno de los jugadores más técnicos, con Romario, Bebeto... podía liderar el juego brasileño en un estilo diferente al de 1994. Pero al mismo tiempo, había tanta presión... Brasil no ganaba la Copa del Mundo desde 1970. Para el país del fútbol, pasar 24 años sin ganar la Copa del Mundo, era casi insoportable. Por lo tanto, era más importante ganar que desarrollar un juego hermoso. El orgullo de los brasileños estaba herido. Sin embargo tuvimos grandes jugadores como Bebeto, Romario, Jorginho, Leonardo, jugadores muy técnicos. Pero con esta misión de ganar sin importar el camino, el equipo fue menos libre, más apegado a un solo objetivo: ser riguroso a nivel táctico. En esos años 90 la escuela italiana abogaba por un juego mucho más defensivo. Así que esta Copa del Mundo es, por supuesto, un recuerdo muy agradable para mí, porque terminamos campeones, pero también representaba ... (no termina) Fui capitán de Brasil durante tres años, y durante mis vacaciones jugué con el equipo de Brasil. Pasé dos años y medio sin vacaciones. En Brasil, jugamos noventa partidos al año. Hoy sabemos cómo manejar la fatiga, la recuperación... En ese momento los equipos no rotaban, ¡jugué todos los partidos! Era lógico que en algún momento mi nivel bajara un poco. Y desafortunadamente, en el Mundial estaba cansado.

¿Existe en Brasil ese debate entre jugar bien o ganar?
Depende del tiempo. En 1982, en España, jugamos bien y no ganamos, con un gran equipo. En 1986 también. Así que jugar bien sin ganar no fue satisfactorio para los brasileños. Es por eso que en 1994, lo más importante era ganar. Pero también nos gusta el hermoso juego, esa necesidad existe.

Ciertamente es un mal recuerdo, pero ¿cómo viviste las semifinales de la última Copa Mundial contra Alemania (1-7)?
Estaba en el estadio. Después de 2002 hubo una revolución en el fútbol en Europa, especialmente en Alemania, que invirtió mucho en entrenamiento de entrenadores. También en Francia, en todas partes de Europa, España ... Portugal, por ejemplo, tiene grandes entrenadores. En Brasil no. No invertimos en la base del entrenamiento porque estábamos acostumbrados a sacar a los jugadores de la playa, de la calle, así. Pero el fútbol ha cambiado. Esta semifinal es el resultado catastrófico de esta no adaptación del fútbol brasileño, que no ha evolucionado fuera del puro talento. Este partido, en el momento, fue terrible. Todavía tenemos problemas para explicarlo. Veremos más claramente en diez años lo que representa. Permanecerá en la historia. Pero fue una lección, y ella hizo que las cosas se movieran un poco. La federación brasileña ha comenzado a organizarse un poco mejor, a pensar en la formación de entrenadores. Pero en el acto, fue difícil vivir.

¿Cómo califica la evolución del papel del creador de juego?
Veo que hay menos espacios y menos jugadores capaces de seguir las evoluciones del juego. Hoy, la potencia y la velocidad marcan la diferencia. Neymar, Messi y Ronaldo son jugadores talentosos, muy rápidos y fuertes... Neymar menos, pero Messi, a pesar de su pequeño tamaño, es difícil de derribar. Cuando la potencia y la velocidad se vuelven muy importantes, reduce el tiempo y el espacio para los creativos. Un muy buen mediapunta siempre será esencial. Pero el juego está yendo tan rápido, ahora... Ahora hay delanteros que defienden, equipos que defienden muy abajo. Cada 10 o 20 años se suele marcar por una manera de jugar. El líder puede volver a ser importante, encontrar más espacio y tiempo. Pero una cosa es segura: hoy debe estar vivo, pensar más rápido. Al jugador clásico siempre le gusta tomarse su tiempo, le da el ritmo: a veces da la velocidad, otras menos...

¿Conservas ese talento creativo en tus actividades actuales?
Es un estado mental, sí. Con Gol de Letra o Sao Paulo, todos dicen que tengo ideas un poco fuera de lo común. A veces funciona, a veces no funciona, pero estas son ideas que salen de la caja. Y como yo era un creador de juego que valoraba el fútbol creativo y tenía éxito, mi lado soñador permaneció presente. Gol de Letra es un poco así. Intento mantener ese lado soñador, pero al mismo tiempo hacer cosas. Si uno vive demasiado en el sueño, se vuelve caprichoso. Si uno está trabajando demasiado, se vuelve demasiado pragmático. Estoy tratando de casarme con los dos. Cuando lleguemos a un buen equilibrio podremos hacer que la gente sueñe. 

Pide tu número a domicilio completa: AQUÍ